Doce horas para emprender tu vida: un libro para entrenar el espíritu emprendedor

Cuando decimos que un país necesita emprendedores y emprendedoras, estamos diciendo que necesita más actores y menos espectadores. 

El espíritu emprendedor es en realidad un instrumento de emancipación de la zona de confort, en la que sucumben muchos turistas sociales, a golpe de sofá, cervezas y patatas fritas. 

Es también una palanca del empoderamiento personal, ya que tomamos conciencia de nuestro talento y nuestra valía personal, y salimos a navegar por la vida con hoja de ruta y espíritu marinero: el timón lo tenemos nosotros, la brújula también, y a partir de entonces es cada cual quien toma el mando de su propio destino. 

Las 12 metáforas que aquí presentamos, contienen de alguna manera los ingredientes necesarios para ese “despertar del talento” y del espíritu emprendedor. Los que hemos sido seducidos por ese espíritu, ya no lo abandonamos nunca, y se ha convertido en un importante aliado del sentido vital y la felicidad personal. 

Cada hora-capítulo se corresponde con un valor-competencia clave para desarrollar el espíritu emprendedor. En este sentido hemos optado por trabajar los siguientes valores y virtudes: Valentía, Independencia, Innovación, Principios, Autonomía, Prosocialidad, Actitud, Impacto, Creatividad, Resiliencia, Soluciones y Liderazgo. 

Cada capítulo está organizado en cuatro secciones bajo la rutina DESCUBRE-APRENDE-VISUALIZA-ENTRENA, y hemos pensado que sea para trabajar en una hora aproximada, entre lo que supone de lectura, reflexión personal y responder a las preguntas que se plantean en la tercera sección, bien de forma individual, o bien en equipos de aprendizaje. Puede ser en este sentido, un gran aliado para formadores y formadoras, porque cada capítulo da para trabajar en una sesión de una hora lectiva. 

La primera sección “DESCUBRE” presenta el valor-competencia en cuestión, de forma metafórica en tres niveles de progresión, como si fuera una escala de tres pasos. Esta misma escala-progresión puede ser también, y de hecho así sucede, un instrumento de evaluación personal: ¿En qué grado de la escala estoy? 

La segunda sección “APRENDE”, nos habla de personas que han sido claves, o lo son en la actualidad, en ese valor o competencia, y explica los hechos históricos y anécdotas que lo justifican. 

La tercera sección “VISUALIZA” nos invita a ver una o dos películas en las que se pone de relieve este valor o cualidad de forma especial. Planteamos una breve descripción de cada película, y al final una propuesta de preguntas para reflexionar y debatir, bien individualmente o bien en equipos de aprendizaje. 

La última sección “ENTRENA” propone un ejercicio práctico para entrenar el valor-competencia de cada capítulo a partir de actividades de la vida cotidiana. Dicho ejercicio sigue la rutina de tres pasos planteada en la metáfora inicial, con lo cual nos invita de nuevo a volver al comienzo del capítulo, pero habiendo hecho ya el recorrido por el mismo, y por tanto con un nivel de comprensión mayor de cada valor-capacidad, el suficiente como para ponerlo en práctica.