Felicidad renovable: ¿Cómo está tu aerogenerador vital?


La felicidad, una de las mayores aspiraciones humanas que más bestsellers vende, con diferentes títulos y enfoques, es en realidad una fuente de energía inagotable y renovable del ser humano. Pero lo es cuando se obtiene por procedimientos alternativos y renovables, no cuando se obtiene a costa de agotar los recursos o robárselos a otros. Es, en este sentido, una cuestión ética de primer orden, un derecho de todo ser humano que ha de ser garantizado, y también educado. La felicidad compartida con otros debiera ser el objetivo último del sistema educativo, el hilo conductor de las leyes educativas.

Yo visualizo la felicidad como un aerogenerador con tres aspas, que constituyen cada una de ellas una clave o dimensión esencial para producir felicidad: el aspa del SER (realización personal), el aspa del ESTAR (integración socio-relacional) y el aspa del TENER (recursos suficientes para mantener satisfechas las necesidades más básicas y disfrutar de forma sostenible de cosas materiales). Cuando estas aspas están bien construidas, equilibradas y garantizadas, tenemos una parte importante de la estructura para producir felicidad como energía renovable del ser humano, pero hacen falta más cosas.

Hace falta VIENTO para mover esas aspas. El viento son las OPORTUNIDADES que la vida nos brinda para hacer girar nuestras aspas. Pero hay que saber verlas y percibirlas como tal: ¡hay que enseñar a verlas y aprovecharlas! Si las percibimos como problemas, entonces les damos la espalda y no mueven nuestras aspas, sino todo lo contrario. Por eso necesitamos estar bien ORIENTADOS y POSICIONARNOS para captar ese viento, y muchas veces tenemos que ir a buscarlo, no esperar a que venga. Nuestro TALENTO o ELEMENTO personal (aquello que nos apasiona hacer se nos da muy bien) está muy relacionado con la capacidad de aprovechar los vientos de las oportunidades.

La orientación y el posicionamiento nos lo da el POSTE y el terreno o loma en la que nos posicionemos. Pero el viento no siempre sopla igual ni con la misma fuerza en todos los sitios. Si anclamos nuestro molino a nuestra LOMA de CONFORT, es posible que funcione por un tiempo, pero también es posible que el viento deje de soplar. Entonces debemos girar el molino o posicionarlo en otro LUGAR (salir de la loma habitual) para seguir teniendo el VIENTO de nuevas OPORTUNIDADES.

Pero, no sólo con VIENTO + 3 ASPAS + POSICIONAMIENTO, generamos energía de felicidad. Nos falta lo más importante: el MOTOR GENERADOR o DINAMO. Una dinamo está formada por varios haces de hilo de cobre (generalmente 3) bobinados en torno a un rotor que a su vez gira en torno a un campo magnético (por efecto de las aspas en este caso), y con ello dinamiza los electrones y genera energía. Estos HILOS CONDUCTORES representan el SENTIDO de NUESTRA VIDA, o como decía Stephen Covey, el enunciado de mi misión personal. Sólo cuando mi vida tiene sentido a través de unos hilos conductores, mis aspas del SER + TENER + ESTAR son capaces de dinamizarla y generar auténtica felicidad. De lo contrario, giran y giran, sin dar luz o alumbrar nada interesante.

La metáfora del aerogenerador, podemos verla a nivel individual y a nivel colectivo. Un proyecto compartido o una organización, también es un aerogenerador, o un parque eólico.

Hay otras formas de energía más artificiales y contaminantes, pero se agotan y agotan a los demás, y hay quien incluso se dedica a robar las aspas de los demás. Ser feliz, de modo renovable, y compartir esta energía con otros: ¡Qué gran proyecto social, qué gran proyecto para equipos y organizaciones!