Un smartphone que te permite viajar en el tiempo!

Este producto no existía hasta ahora, era totalmente ficticio y yo lo utilizo en clase de "Comunicación Inteligente" en Escuela Europea de Negocios, como producto que los alumnos/as tienen que intentar vender, junto con otros productos como unas gafas de leer el pensamiento de los demás, o unas píldoras del silencio.

Pero hoy ha ocurrido de verdad, hoy un grupo de alumnos/as han presentado el producto poniendo fotos de cuando eran pequeños/as, o de familiares suyos que ya no están, y han compartido con toda la clase todas aquellas cosas que les hubiera gustado decir o hacer entonces...han sido momentos de un silencio y de una acogida de sus palabras como pocas veces ha pasado en un aula.

"Yo esperaba tener un hermano, era lo que más deseaba para jugar con él al fútbol...y vino una niña (foto de él con 8 años y su hermana de 1) y ahora me gustaría volver para hacerla más caso, abrazarla más, porque es lo mejor que me ha pasado... "A mí me gustaría poder ir a despedirme de mi padre, porque no lo pude hacer (foto de cuando tenía 3 años...), "a mí volver a estar con mi abuela (foto en casa de la abuela...)".

Y esto ocurre en clase de Habilidades Sociales en una escuela de negocios, de modo totalmente espontáneo, y no me había ocurrido antes en cursos con pedagogos/as, profesores, psicólogos/as... Es uno de los mejores momentos que he vivido como educador, la magia existe, la construcción emocional de los aprendizajes más allá de las teorías existe. Sólo tenemos que innovar y esperar a que suceda, crear un ambiente de confianza y espontaneidad.

Pues sí, hoy este grupo de alumnos/as ha hecho ese viaje mental que en PNL llamamos "línea del tiempo", y ha sido muy didáctico para todos/as y muy importante para ellos/as, el aplauso en el aula tras su intervención es el abrazo grupal a su mensaje inteligente del corazón.

Yo he aprendido de estos alumnos/as dos cosas: a dar más importancia a las personas que ahora tengo cerca, a no desperdiciar momentos importantes, y a que todos tenemos heridas del pasado que nos gustaría haber curado, y lo importante que es compartirlas para que no se conviertan en nuestra armadura social reactiva frente a los demás.

Lo mismo que se ayuda muchas veces más desde las debilidades (el sanador herido) también se puede dirigir desde las propias heridas y comprendiendo las heridas de los demás, somos humanos no superhéroes.

Enhorabuena equipo!